El curso apunta a la formación política de actores sociales que promuevan y defiendan la equidad distributiva y retributiva, la justicia social y un modo democrático sustentado en una ciudadanía que luche cada día por su derecho a mejorar su calidad de vida y a un ambiente sano. También fomentar la tolerancia, el diálogo de saberes como mecanismo de convivencia y la praxis comprometida con la solución de problemas a través de múltiples mediaciones entre teoría y práctica.

Educar significa posibilitar la convivencia armónica entre sociedad y naturaleza,  racionalizar la producción y el uso de los recursos naturales e impulsar la justicia social.